ojo dominante | lateralidad

Resultado de imagen para ojo dominante

El Ojo Dominante

Muchos de los trabajos de Especialización Futbolística llevados a cabo en CN Sports Argentina tienen como fundamento la relación existente entre el ojo dominante y el perfil hábil del futbolista. Es por ello que dejamos a continuación una nota explicativa acerca del concepto de la importancia que tiene determinar el hemisferio cerebral dominante en los futbolistas y en los deportistas en general.

¿Sabías que las personas poseen una dominancia cerebral de uno de los hemisferios del cerebro,  y que esto define tanto sus características motoras como rasgos de su personalidad?

 

Asimetría Cerebral, Lateralidad Funcional y la importancia del ojo dominante

¿Por qué Lionel Messi se para dónde se para para jugar al fútbol? ¿Roger Federer pega su derecha con tanta clase simplemente porque es muy talentoso o hay algo más? ¿Por qué algunos futbolistas están más abrumados y otros más lúcidos en el final de los partidos?

Existen razones que vienen desde la gestación de un ser humano para que Messi, Federer sean como son y jueguen como juegan. Estas tienen que ver con la lateralidad y los dos grandes universos en los que se dividen los deportistas: cruzados y homogéneos.

Definimos el concepto de lateralidad como la preferencia que demuestra la mayoría de los seres humanos por un lado de su propio cuerpo. Es la noción de asimetría funcional que existe al nivel del cuerpo entre la izquierda y la derecha en relación al eje longitudinal. Según estas ideas, existe un lado preferencial para cada persona y las lateralidades aparecen en la vida fetal, pero también pueden ser adquisiciones socio-culturales que empiezan a fijarse alrededor de los cinco años de edad. La afirmación de la lateralidad es clave para la actividad deportiva.

Pero el asunto no se queda ahí.

Según las preferencias de cada deportista, se puede ser homogéneo o cruzado.

Esa lateralidad se define por la relación óculo-manual en deportes como el tenis y el básquet y por la relación óculo-podal en el fútbol.

Hay una mano dominante, un pie dominante y un ojo dominante.

Un tenista es cruzado si su ojo dominante es el derecho y el brazo izquierdo es el que ejecuta el golpe.

Rafael Nadal es cruzado. Federer también lo es (brazo derecho, ojo izquierdo).

Un deportista es homogéneo si su lateralidad descansa sobre el mismo lado. Lionel Messi es homogéneo: pierna izquierda guiada por ojo izquierdo.

A no confundirse: un cruzado y un homogéneo pueden ser zurdos o diestros, lo que cuenta es la relación del brazo con el ojo.

¿Cómo definir el ojo dominante?

Lo primero que vamos a evaluar es el ojo dominante o director, es aquel que utilizamos para espiar por una cerradura, o con el que apuntaríamos con un rifle.

El otro, el que nos es más fácil de guiñar, es el ojo periférico. Una vez que tenemos el ojo director, tendremos el hemisferio cerebral dominante, que va a ser el contrario.

Ejemplo: ojo director derecho, hemisferio dominante izquierdo. La relación entre ojo director y mano hábil (o entre ojo y pierna, según el deporte) nos dará la lateralidad del sujeto cruzada u homogénea.

Será homogéneo cuando su ojo director sea homolateral a su mano o pierna hábil (ojo derecho, mano derecha), en cambio si es heterolateral será cruzado (ojo derecho, mano izquierda).

Características motoras

La aplicación práctica en el campo motor será detectar patrones fuertes y débiles de movimientos y desplazamientos en un paciente o deportista, para tomar ventaja de ello, potenciarlo, y a su vez mejorar y disimular los puntos más flojos. Para ejemplificar podemos marcar en tenis, los jugadores con lateralidad oculo-manual cruzada tendrán una ventaja en su golpe de derecha, ya que verán la pelota con su ojo director unos centímetros mas adelante, por lo que impactaran la pelota mas al frente, en menor tiempo y con mayor agresividad, mientras que del lado del revés, la verán unos centímetros mas atrás, con las dificultades que esto podría ocasionar.

En el básquet, un jugador homogéneo tomara posiciones mas perfiladas a la hora de un lanzamiento, para alinear correctamente su hombro, su mano lanzadora y su ojo director, mientras que un cruzado, posiblemente elija posiciones de tiro más frontales.

Esto puede sernos útil no solamente para buscarle la vuelta a algún gesto técnico que no estuviera siendo eficiente, sino también para no corregir a niños o jóvenes sobre una técnica ortodoxa, cuando quizás ellos estén modificando ligeramente esa técnica, simplemente por un tema de lateralidad.

También podemos saber para qué lado arranca y frena mejor un jugador, como para potenciar esa fortaleza, y tratar de mejorar su lado inhábil para que no sea tan vulnerable, así como mejorar el salto o los cambios de dirección en dicho lado.

 

Características psicológicas

Homogéneos y cruzados tienen diferentes características de personalidad y por eso son más aptos para ciertos deportes o ciertas posiciones en el campo de juego.

Se considera que los zurdos tienen ventajas por encima de los diestros y que los cruzados la tienen con respecto a los homogéneos.

El cruzado es exhibicionista y narcisista.

No entiende el trabajo a largo plazo.

Es improvisador y acepta los retos imposibles.

Es intuitivo y creativo.

Su manera de absorber información es a modo de zapping: poco tiempo y poca atención.

Vive el momento y no piensa en el futuro.

Los cruzados son considerados ideales para ser tenistas, velocistas, escoltas en básquet y arqueros, centrodelanteros y extremos en el fútbol.

El homogéneo, en cambio, prefiere ganar por encima de jugar bien y entiende el trabajo a largo plazo.

Le desagrada improvisar y es muy ordenado.

Sabe controlar las emociones y los sentimientos, pero bajo presión piensa más de la cuenta y eso disminuye su motricidad.

Es cerebral y analista, y le gusta jugar sobre seguro.

Son ideales para la esgrima, como bases en básquet, mediocampistas y defensores centrales en fútbol y maratonistas.

Estas precisiones, que en una conclusión apresurada parecerían sacadas de un horóscopo leído en una sala de espera, en realidad corresponden a estudios practicados con deportistas de elite en base a test que determinan lateralidades y personalidades.

” Messi es homogéneo. Se para en la banda derecha porque así tiene una visión amplia del espacio que intenta abarcar. Su ojo y su pierna dominante es la izquierda: si se parara en el otro lado del campo, su tendencia sería la de mirar hacia afuera.

Si se fijan Messi va sobre seguro, hace casi siempre la misma jugada y los mismos movimientos. Hace lo que controla. Desde ya que tiene un gran talento y es creativo, eso no se discute. Pero Maradona era cruzado y para mi en la fase de destreza y habilidad era superior a Messi… ” Los homogéneos suelen chocar con lo que denomina la “gestión del stress”: ” Se abruman y eso afecta su rendimiento.

Es muy común que el homogéneo sobre el final de un partido piense demasiado y decida mal. Bajo presión, en una situación complicada, es cuando se derrumban… “.

” Nosotros notamos que los chicos que son cruzados prestan menos atención y suelen mirar para abajo, caminar y moverse cuando se les da una indicación.

Eso no significa que no les interese aprender, sino que hay que darles conceptos más cortos y sencillos porque lo que quieren es ya mismo jugar e improvisar.

En cambio los homogéneos necesitan de explicaciones más desarrolladas y dirigidas porque su capacidad de atender es mayor… ”

 

Por lo visto anteriormente los sujetos con dominancia cerebral izquierda, prevalecen entre los deportistas aplicados, ordenados, adeptos al entrenamiento la planificación y la perseverancia.

Son los cerebrales en los deportes de conjunto, los líderes, los capitanes.

Mientras que los individuos con dominancia cerebral derecha sobresalen por su talento, su espontaneidad y su creatividad, son mayoría en puestos con constantes situaciones de stress como los arqueros y delanteros en el futbol y hockey, y como los tiradores en básquet.

Por supuesto que todo se entrena, no solo las características motoras, sino también lo emocional y lo cognitivo.

En este ultimo campo trabajamos mucho con rituales, que ayuden al deportista disperso a enfocarse en un plan y llevarlo adelante, mientras que con los demasiado estructurados y planificadores debemos trabajar en rituales y tareas que le bloqueen el pensamiento, para impedir ese exceso de conciencia que dificulta las tareas motoras.

Este es un campo aun en investigación y descubrimiento, que necesita mayor desarrollo, mayores experiencias y aplicaciones en distintas áreas y deportes, pero creemos que puede tener una rápida e inmediata aplicación, tanto en el consultorio, como en el campo deportivo, como así también en la vida personal, y que conociendo algunas de estas variables, podemos darle mas y mejores herramientas, tanto a nuestros pacientes, como a nuestros jugadores o a nuestros entrenadores, aquellos que trabajamos integrando equipos de trabajo como cuerpos técnicos o médicos, siempre intentando mejorar el nivel de atención, preparación y rendimiento de nuestros deportistas.

Fuentes: http://www.lanacion.com.ar/1420222-messi-y-federer-cruzados-y-homogeneos

 

Deja una respuesta

Debes Iniciar sesión para escribir comentarios.